Inicio Historia de la colectividad Argentina

Historia de la colectividad Argentina

… Suelo de sueños …
ARGENTINA, la casa del mundo

Junto a las casas típícas de las catorce colectividades y en lugar estratégico dentro del Parque de las Naciones, se levanta el Pabellón Argentino. Su presencia surje como una manera de hermanar a los inmigrantes con los hijos de esta tierra, de unir a aquellos que llegaron buscando paz y trabajo con aquellos

que los recibieron con los brazos abiertos para que todos juntos vivan las emociones, las alegrías de la Fiesta y la bendición de este suelo.
La Constitución Nacional de 1853 abrió las puertas del país a la inmigración considerado el futuro granero del mundo.

Su incorporación a la Fiesta del Inmigrante en un momento fue motivo de controversias porque se entendía que no se podía considerar como inmigrantes a los argentinos en su propio suelo. Pero con el tiempo se superaron las diferencias y la Argentina se ubicó en el rol que la propia Fiesta le confiere: representar a la Nación sede y anfitriona.

Fundamental en su creación fueron los miembros del Centro Polivalente de Artes, instituto educacional secundario de Oberá y especialmente su directora, quienes sostuvieron que la Celeste y Blanca debía flamear al lado de la bandera de todas las colectividades.Las cuestiones administrativas y económicas de la representación argentina fue otorgada inicialmente al Centro de Empleados Municipales de Oberá, quienes construyeron un amplio rancho típico en la parte posterior del Complejo Deportivo, donde ofrecieron comidas típicas y presentaron números artísticos desde la primera edición de la Fiesta.

A partir de 1991 el Pabellón pasó a manos de la comisión directiva de la parroquia Cristo Rey de Oberá, que basó su esfuerzo en la recolección de fondos para la construcción de la monumental iglesia proyectada en el barrio de Loma Porá que hoy luce en su máximo esplendor.
En 1996 cumplido el cometido de la comisión, con la inauguración de la iglesia, la misma cesó en sus funciones y durante la edición del año 1997 el Pabellón Argentino no participó de la Fiesta. En 1996 se incorporó a la misma sede el Centro Cultural Argentino, entidad dedicada a fomentar las tradiciones nacionales.
En 1998 la Federación de Colectividades confió el Pabellón a la comisión directiva del Hogar Santa Teresa del Niño Jesús, entidad encargada de la dirección y administración de un establecimiento dedicado a la atención de discapacitados.

En el Parque de las Naciones, los anfitriones de los inmigrantes comenzaron la construcción de su sede, la que una vez concluida representará a una típica casa argentina de campo, aunque también existe un proyecto que busca alzar en el lugar un réplica de la histórica casa de Tucumán.
A su vez, el Centro Cultural Argentino proyecta la construcción, en un terreno anexo, de un Centro de Cultura, con dependencias para conferencias, exposiciones y lugar de recepción del Pabellón.

PABELLON ARGENTINO A PARTIR DEL 2005

“BIENVENIDOS” La identidad nacional, las comidas tradicionales: como el asado y las empanadas tienen su lugar en el Pabellón Argentino del Parque de las Naciones, cuya concesión a partir de este año está en manos del empresario obereño Jorge Néstor, quien realizó una importante inversión en la remodelación general y ampliación de sus instalaciones. El Pabellón Argentino tiene techos de tejas y pisos adecuados que dan al lugar un aspecto de vieja casona de estancia de mitad del siglo XIX. También el kiosco al paso que tiene, fue refaccionado por el nuevo concesionario.
Durante muchos años el funcionamiento del Pabellón estuvo a cargo del Hogar Santa Teresa de nuestra ciudad, pero luego de un acuerdo entre Jorge Néstor, la mencionada institución de beneficencia y la Federación de Colectividades otorgaron la concesión al empresario. Jorge Néstor informó que el Pabellón funcionará los 365 días del año con el servicio gastronómico.

El Centro Cultural Argentino ocupa un espacio anexo al Pabellón para llevar adelante las actividades culturales, que habitualmente realizaban en este lugar. El Pabellón está representado por la Paisana, que es anfitriona de la Fiesta Nacional del Inmigrante y por lo tanto no participa de la elección de la Reina.