Inicio Historia de la colectividad Japonesa

Historia de la colectividad Japonesa

Sol de oriente, amanecer misionero

El 12 de octubre de 1921, se radica en forma permanente el primer colono Japonés en Misiones, lo hace en Santa Ana y fue Don Tokuji Kairiyama.
Poco tiempo después, enterado de la existencia de tierras fiscales en la Colonia Yerbal Viejo, en el año 1928, se radican en la zona junto a su hermano Yumatsu Kairiyama, como ese mismo año se funda la ciudad de Oberá, se puede afirmar, que residentes japoneses, nacen y crecen con la Ciudad.

Muy pronto y principalmente promovidos por Don Tokuji padre, quien había estado en Misiones por tres meses, a su regreso a Japón publicitó ampliamente las bondades de eses hermosas tierras, luego de esto vienen más japoneses.
Así a partir del año 1929, comienzan a llegar a la zona de Oberá, numerosas familias.

La Colectividad Japonesa integrada a la comunidad de diversas nacionalidades que caracterizan a Oberá, contribuyen a su engrandecimiento, participado en sus actividades económicas, sociales y culturales, en especial en la Fiesta Nacional del Inmigrante.

En Febrero de 1953 se funda el club Japonés de Oberá, en un predio de la localidad de los Helechos, en la que participan las localidades de: Panambí, Los Helechos, Campo Grande, Aristóbulo del Valle, 2 de Mayo, San Vicente, y Oberá. En 1993 se organiza como Colectividad Japonesa de Oberá y Zona Centro, a el efecto de seguir participando activamente en le Fiesta Nacional de los Inmigrantes, formar parte de la Federación de Colectividades.

Su historia

La Colectividad Japonesa es una de las colectividades fascinante donde conviven tradición y vanguardia formando una intrigante mezcla que atrae poderosamente a muchos occidentales.
Hermanos de “la que brilla mucho”
El 12 de octubre de 1921, se radica en forma permanente el primer colono japonés en Misiones. Lo hace en Santa Ana y fue Tokuji Kaeriyama.Poco tiempo después, enterado de la existencia de tierras fiscales en la colonia Yerbal Viejo, en el año 1927 solicitó 100 hectáreas en la picada Sargento Cabral, las que le son concedidas y en 1928 se radican en la zona junto a su hermano Yumatzu Kaeriyama. Ese mismo año se funda la ciudad de Oberá (la que brilla mucho), por lo que se puede afirmar que, lo residentes japoneses, nacen y crecen con la ciudad.Muy pronto y principalmente promovidos por el padre de Tokuji, quien había estado en Misiones durante tres meses, a su regreso a Japón, publicitó ampliamente las bondades de las hermosas y fecundas tierras, vienen japoneses. La colectividad japonesa, integrada a las comunidades de diversas nacionalidades que caracterizan a Oberá, contribuyen a su engrandecimiento, participando en sus actividades económicas, sociales y culturales, en especial en la Fiesta Nacional del Inmigrante.En 1953, se fundó el Club Japonés de Oberá en un predio donado por la familia Kaeriyama en Los Helechos. Actualmente posee una amplia y cómoda sede social, equipada totalmente con campos de deportes.En 193 se organiza como colectividad, a los efectos de seguir participando activamente en la Fiesta Nacional del Inmigrante.

Con el tokonama
Se trata de una vivienda típica japonesa, que salvo en la forma de los techos, es tomada de los templos. La habitación importante: es una casa japonesa es el “tokonama”, donde se encuentra un placard cerrado y otro abierto y allí se ornamenta con kakemono (colgante, mural) e ikebana (arreglo floral), con un típico tronco de pino japonés utilizado en forma totalmente natural.Los cerramientos laterales, son con las puertas corredizas con el típico enrejado de madera, recubierto de papel de arroz.