Inicio Historia de la colectividad Italiana

Historia de la colectividad Italiana

La inmigración italiana en Argentina cobra importancia a partir de la sanción de la Constitución Argentina en 1853. Arribaron comerciantes, industriales, técnicos, operarios y artistas, pero el grueso de la inmigración italiana estuvo constituida por agricultores. Se ubicaron principalmente en la Capital Federal y Gran Buenos Aires. En las provincias centrales, Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba trabajaron la tierra y fundaron colonias.
A diferencia de lo que sucedió en muchas provincias argentinas, en Misiones los italianos no representan la mayoría de los inmigrantes. En Oberá sucedió lo mismo. Los inmigrantes italianos fueron pocos, pero a pesar de ello sus aportes tuvieron siempre gran significación para el crecimiento de la comunidad.

La presencia de los primeros italianos en Yerbal Viejo se inicia en el año 1918 con la llegada de la familia Barbaro, oriunda de Venecia y llegados desde Brasil. En la casa de Ernesto Barbaro en 1924, se ofició la primera misa en Oberá y a ellos también se debe la elección de San Antonio como patrono de la ciudad.

En 1924 llegan los hermanos Graziosetti, quienes en 1927 abren la primera panadería. En el mismo año llega de Bonpland el señor Francisco Lombarda, quien al poco tiempo abrió una talabartería, negocio de importancia para la época donde el caballo era el medio de transporte más usado.

En 1926 llega don Angelo Sartori, dedicándose a la construcción; vino acompañado por dos italianos oriundos del Friuli de profesión albañiles: Giuseppe Tumulero y Giuseppe del Santo quienes lo ayudaron a levantar una fábrica de ladrillos y en otros trabajos que realizaba. En 1926 viene a Oberá su esposa, doña Matilde y su pequeña hija Renata.

Otros italianos llegaron en esta etapa pero no se quedaron en Yerbal Viejo, sino que se establecieron en Campo Ramón, dando origen a dicha comunidad. en el acto de fundación de Oberá, don Angelo Sartori fue quien colocó la piedra fundamental. Una vez fundada oficialmente empezaron a llegar nuevos inmigrantes italianos. En 1931 llega de Italia Francisco Morchio, entonces empleado de Gibaja y Villalonga de Posadas. En 1935 abre una sucursal de “ La Casa Italiana ” que tenía su sede en Corpus. El mismo año llega de Brasil don Adolfo Feversani y sus hermanos. En 1934 Giuseppe Bachín abre la “Pensión Bachín”. En 1935 llega a trabajar como electricista Angelo Borsotti quien por su amor a la radio se ganó el apodo de Marconi. En el año 40 llega el fundador de Casa Italiana, don Luis Morchio y su familia, y Virginio Polo y otros que se dedican a la albañilería junto a éste último.

Poco antes de iniciarse la década del 30 un grupo de italianos se afincan en Moreno, hoy Campo Ramón, entre ellos las familias: Carrara, Manarín, De Lorenzi, Filipin, Bonetti, Corona, Chiess y en la misma época llegaron a Campo Grande las familias, Lanciani, Sartori, Michelón, Zorzi, Bicci, Boniato.

Durante el tiempo que duró la segunda guerra mundial la inmigración italiana se detuvo, pero finalizada la misma adquirió mayor intensidad. A Oberá llegaron los hermanos Forni, Mario y Conrada Bovina, Giseppe Altieri, los hermanos Passardi, Carlos Multineddu. Cabe destacar que entre las mujeres italianas que llegaron en esta época se encuentra Teresa Morchio de Passalacqua, quién desempeñaría un papel destacado en el futuro, en el ámbito cultural y educativo de la comunidad.

Los italianos desde los primeros tiempos se mantuvieron unidos y solidarios entre sí y con las demás colectividades, pero recién se organizaron colectivamente en 1956, cuando formaron una sociedad a la que denominaron Círculo Italiano Boschetti, que agrupaba a connacionales y realizaba reuniones con comidas típicas, música, canto y bailes de su patria de orígen.

Más adelante fundaron otra asociación de tipo cultural a la que llamaron Dante Alighieri, que durante años ha desarrollado una amplia tarea en todo aquello que tenga que ver con la historia, lengua, arte o tradiciones italianas.

En 1980 los directivos de la Sociedad Boschetti , tuvieron a su cargo la incorporación de los italianos a la Fiesta del Inmigrante y a partir de allí participaron en todas las ediciones.

Intervinieron en aquella primera oportunidad con destacada colaboración las familias Bovina, Morchio, Forni, Venchiarutti, Passalacqua, Bachín, Pasardi y los ya mencionados integrantes del grupo de Campo Ramón. En esa oportunidad se construyó un modesto stand en la cancha de fútbol del Complejo Deportivo y sirvieron comidas tradicionales gratuitamente a los asistentes, cuyos costos absorbía la Sociedad Boschetti.

El día 06 de octubre de 1990 la Dirección de Personería Jurídica de la Provincia de Misiones reconoce oficialmente como COLECTIVIDAD ITALIANA DE OBERÁ Y COLONIAS, con Nº “A-1329”.

Hoy la Colectividad tiene su casa típica en el Parque de las Naciones. Culturalmente continuaron con la celebración del 2 de junio, día de la República de Italia y la realización de toda velada de tipo artístico-tradicional que pueda tener relación con el pasado o presente del pueblo y la nación italiana. Muy gratos momentos para la Colectividad resultaron la obtención de títulos de reinas y princesas de los inmigrantes. En 1989 Paula Vogel segunda princesa; 1991 Sonia Cristina Stevenson Forni, segunda princesa; y el de Reina Nacional del Inmigrante en el año 2000, título que recayó en María Victoria Antonioli de Concepción de la Sierra. En el año 2002 la Colectividad obtuvo el título de Reina Virtual del Inmigrante, cargo elegido mediante un certamen propiciado por Internet internacional con la participación de votantes de todo el mundo. En ese caso la elegida fue Valeria Solange Passardi, quién también ese año obtuvo el título de segunda Princesa Nacional del Inmigrante.

Plantaron las primeras Vidas

Las primeras familias italianas arribaron a la zona de Oberá entre 1920 y 1930. Se rescatan apellidos como De Lorenzi, Carrara, Morchio, Forni, Sartori,Graziosetti y Filippini.

Fueron agricultores, carpinteros, albañiles, comerciantes.Inclusive la primera panadería de Oberá, “La espiga de oro”, de los Graziosetti, que ingresó desde el Brasil, de donde vinieron también las primeras dos familias que llegaron a la zona en 1926.Fueron también los italianos los que plantaron las primeras vides para la fabricación de vino en la zona y aunque no fueron muchas familias siempre tuvieron una destacada presencia en el rubro del comercio.
Hoy son de 50 familias.

De la época medieval

Su arquitectura se inspira en las villas suburbanas construidas por Andrea Pallado en las afueras de Vicenza, alrededor de 1550. Guarda simetría en su disposición, reforzados por cuatro pórticos que constituyen su principal ornamento en cada una de sus fachadas. Es simple en sus líneas externas y cuerpo principal, desarrollando las teorías vitruvianas y matemáticas de proporción y armonía. La casa italiana se organiza a partir de su importante hall central, desde el que se visualiza un claro eje de simetría que lo atraviesa y se proyecta a través de un importante patio interno en el corazón de la construcción, eje que se refuerza por dos esculturas que rematan en una terraza a manera de expansión, con vista de un excelente paisaje.