Inicio Historia

Historia

En 1980, se realizó el primer encuentro de las distintas corrientes migratorias en un colorido marco de integración. A partir de esa fecha se sucedieron las ediciones de la que en la actualidad es la Fiesta Nacional del Inmigrante, que es organizada por la Federación de Colectividades. Cada año, con nuevos espectáculos y atractivos, la fiesta es visitada por más de 120.000 personas.

En 1980 un grupo de inmigrantes, que para ese entonces eran vecinos de la ciudad de Oberá, decidieron reunirse para compartir sus comidas y costumbres. A pesar de vivir a un par de calles de distancia, cada familia conservaba las tradiciones traídas de su país de origen.

El 4 de septiembre de ese año, en coincidencia con el Día del Inmigrante en Argentina, se realizó la primera Fiesta del Inmigrante en la cancha de fútbol del Complejo Deportivo Municipal Ian Barney. Durante 4 días los inmigrantes compartieron sus comidas, trajes y objetos típicos. Fueron montados rústicos stands y una carpa inflable climatizada para que el sector comercial y artesanal pudieran exponer sus productos. Esta primera convocatoria logró reunir alrededor de 5.000 personas.

Con el pasar de los años, las colectividades fueron adquiriendo forma y mejorando sus infraestructuras para ofrecer una mayor calidez a los visitantes. En 1982, se crea la feria de artesanías y en 1989 la feria comercial denominada en un principio como Feria de las Naciones del Noreste Argentino (Ferinnea). En 1984, se aprueba un proyecto para la creación del Parque de las Naciones, el que contemplaba la construcción de casas típicas en un predio de 10 hectáreas donadas por la municipalidad.9​

En el año 1992, pasó de ser Fiesta Provincial a Fiesta Nacional con sede permanente en Oberá por medio del Decreto del Poder Ejecutivo Nacional n° 421/1992.10​ Para canalizar objetivos comunes, se formó la Federación de Colectividades, entidad responsable de organizar la fiesta por medio de una comisión organizadora, que además se encuentra abocada a la tarea de mantener y hacer crecer el Parque de las Naciones.

En 1997, luego de 17 años de realizarse en el Complejo Polideportivo, la Fiesta Nacional del Inmigrante cambió su sede definitivamente por el Parque de las Naciones. En este predio, las colectividades construyeron sus casas típicas, manteniendo la arquitectura y materiales usados en sus respectivos países. También fue construido el pabellón argentino, que actúa como anfitrión de todas las colectividades.